693 379 445 [email protected]

Hace ya varias semanas que abrimos el estudio de Team Escénicos en el barrio de Sarrià. Lo hicimos porque sabíamos que necesitábamos un espacio propio para ofrecer nuestras sesiones con tranquilidad y privacidad. Sacar el niño que llevamos dentro necesita un lugar que te ayude a concentrarte en ti mismo.  Puedes visitarnos en la calle Gósol 11, Barcelona.

Desde pequeños relacionamos nuestra habitación, nuestro cuarto, con un espacio de tranquilidad, un lugar al que podemos volver, en el que descansar cuando el mundo nos estresa. Para conseguir ese efecto solemos decorarlo con partes de nosotros mismos. 

Rodearnos de las cosas que queremos nos produce un efecto relajante. En mi cuarto he leído casi todos los libros de Isaac Asimov. Leer es un placer infinito. Me rodeo de libros para no olvidar el valor que el tiempo tenía antes de la llegada de Netflix.

¿Y por qué os cuento esto?

Porque nuestra oficina no es una oficina, es un estudio, un lugar de ensayo y, al mismo tiempo, quiere ser básicamente nuestro cuarto. Un lugar donde sentirse en casa. Nuestro estudio está lleno de libros, comics y acuarelas.  No se trata de un lugar institucional, porque no lo es, es un espacio personal, donde trabajamos personas. 

Me gusta levantar la vista y ver el cactus que me regaló mi mujer cuando comencé a trabajar en mi primer coworking, mirar a la derecha y ver las fotos de cuando bailé con Ankia Macjer uno de los duetos más bonitos que he bailado nunca, o mirar al lado de la cafetera (que la trajo Gerard de su casa) y ver a Moomin o a Alma Animal de Pablo Salvaje. 

Fotos de Lydia Cazorla

Podría rodearme de imágenes blancas y carteles que me pidan que sonría, pero prefiero rodearme de cosas que, efectivamente, me hagan sonreír. 

Podría rodearme de imágenes blancas y carteles que me pidan que sonría, pero prefiero rodearme de cosas que, efectivamente, me hagan sonreír.

Me faltan aún muchas cosas que quiero traer a este estudio. Luces profesionales para que cuando grabemos a nuestros clientes se puedan estudiar sus gestos con vídeos más cuidados, con menos ISO. Plantas también quiero más, nunca son suficientes. Quiero traer un cactus gigante como el que tenía en mi casa de Rotterdam y que me recuerde que no todo en esta vida se puede tocar sin pincharnos. Quiero un proyector, siempre quiero proyectores y dolbys surrounds. Para poder proyectar in situ a los que vienen y darles feedbacks sobre la pared blanca. Trabajar las partes olvidadas, la creatividad y la comunicación. 

Poco a poco quiero que el resto de los colaboradores de Team Escénicos traigan detalles que les hagan despertar el pensamiento positivo que necesitamos para acabar y rematar mejor los días. 

Pequeños detalles suman: una taza comprada en Sitges, un boceto de tu araña favorita… lo que sea, pero propio. 

Pero tranquilos, no vamos a llenar toda la oficina de fotos enormes de nuestros hijos, o de nuestras mascotas perdidas. Se trata de elementos que combinen bien con aquellas cosas que despiertan nuestra creatividad y el niño que llevamos por dentro y por fuera. (Una fotito pequeña de mi familia sí que acabaré trayendo a mi mesa).

Mantener un buen equilibrio entre hacer que tu espacio de trabajo sea único, con identidad propia no es fácil, pero es muy divertido. Disfruto moviendo cosas de sitio y me ilusiona mucho cada vez que compro un nuevo detalle para el estudio. 

El gran paso es aprender a gestionar el tiempo y disfrutar de algunos ratos para leer y relajarme en este espacio.

El gran paso es aprender a gestionar el tiempo y disfrutar de algunos ratos para leer y relajarme en este espacio. Mirar paredes y llenarlas de pensamientos. Si hace tiempo que dejé de ordenar la vida entre trabajo y no trabajo, el siguiente paso es ser capaz de mezclar actividades de ocio en horario supuestamente laboral

¿A quién no le gustaría recibir la llamada de alguien con prisas y responderle: “Lo siento, estoy ocupado, hablamos mañana, colgar y seguir leyendo tu novela favorita”?

Joaquín Guerrero

 

Subscríbete a nuestra Newsletter

Únete te enviaremos las nuevas entradas del blog e información sobre nuestros eventos gratuitos.

Máximo 2 emails al mes. Solo enviamos cosas que nos gustaría recibir a nosotros mismos.

 

Tu subscripción se ha realizado con éxito